¡Bienvenidos al blog de Julio! abierto las 24Hs...

lunes, 13 de abril de 2009

Una historia normal


Había amanecido lloviendo, a través de la ventana del salón se veía a la gente caminar bajo los paraguas, los charcos formados en el asfalto comenzaban a ser infranqueables, y pasa a su lado un riesgo cierto de ducharse, si se coincidía con algún coche.

-Este aguacero ha terminado de desnudar a los arboles,- Pensó  con la mirada perdida en la calle

Arrecio; la lluvia pegaba con fuerza sobre el cristal que se convirtió en un caleidoscopio de colores y formas.

¿Oye?,- una voz desde las habitaciones de la casa reclamó su atención

-¡Sí!

¡¿Vas a mirar algo o no?,- insistió su hermana

-Ya veré

Seguía triste, tan solo hacia un par de días que habían enterrado a padre, y los recuerdos se agolpaban inconexos, se sentó en el sillón de cuero color café con leche y miro al aparador, se acordó de la latita, esas de hojalata que traían el colacao, donde su madre guardaba las fotos, se levantó y abrió la puerta derecha del aparador, allí estaba, la cogió y volvió al sillón, abrió la tapa y comenzó a verlas.

Fue mirando y recordando, acababa de abrir la puerta al pasado que le trasportaba a sensaciones agradables.

Encontró la de su madre caminando por la acera llevando de la mano a su hermana la mayor con tan solo 6 años, después aparecían la de bodas, alguna de comuniones, la de su bautizo en brazos de su madrina, y de pronto, aquella pequeñita, su padre y su madre, esta agarrada del brazo paseando por  la casa de campo

-¡Que elegantes!, - Se fijo en como vestía su padre, traje gris (suponía, la foto era en blanco y negro), camisa con finas rayas a cuadros y una corbata clarita con figuras de rombos, y zapatos negros brillantes. Su madre un vestido abotonado, el pelo recogido con horquillas en las sienes, y melena rizada, pendientes de una perla, y collar a juego, bolso clarito y chaqueta recogida sobre el bolso, zapatos tipo Gilda, y una cinturita pequeña, tenía un tipazo.

Le vino a la memoria cuando tenía unos doce años, su padre llegaba tarde de trabajar, y para esperar, su madre sacaba la cajita, que contenía un pequeño reportaje grafico de su vida, se sentaba en la mesa y les contaba la historia de cada foto.

-¿Qué haces?,- Apareció su hermana

-Sabes; contesto mirando la foto de sus padres, mama nos contaba historias de cada foto, concretamente esta se me quedo grabada. ¿Quieres oírla?,- Pregunto a su hermana

-Sí

-Estaban paseando por la casa de campo, corría el año 44, ¿creo?, y siempre decía que fueron tiempos felices a pesar de lo que acababan de pasar, y continuaba, - No teníamos ni una perra chica, pero tu padre siempre se las apañaba para comprarme una bolsita de almendras garrapiñadas e incluso en ocasiones nos íbamos a la puerta del sol y nos sentábamos en alguna terraza a tomar un refresco y una cerveza.

En este punto se paraba, y continuaba, quien diría lo que pasaríamos años después.

-¿Qué paso?,- preguntaba yo siempre

-Cosas para olvidar, y se callaba de nuevo

-La verdad es que nunca les oí maldecir a nadie por lo que pasaron y que ya mayor me entere. ¡Qué Generación!, duros, con ideales, solidarios, dispuestos a currar en todo.

Entonces sonaba la puerta de la calle, se levantaba y calentaba la cena para su marido, y ¡A la cama!.

-Siempre recordaré como tenía idealizado a su marido, y como años más tarde nos enteramos que la que verdaderamente llevaba la casa era ella, a pesar de sus frases “Ya verás cuando venga tu padre”, “Lo que diga tu padre”, y la peor “Se lo voy a decir a tu padre”, esta frase sí que tenía enjundia y hacia que cuando llegaba mi padre procurases no cruzarte abiertamente con él.

La verdad es que era un trozo de pan, no tenía nada suyo, y entre los dos consiguieron crear un hogar entrañable, y en el cual cada rincón estaba impregnado  de libertad para hablar de cualquier tema.

¡Gracias papa!

10 comentarios:

victor Rocco dijo...

el amor , la espera y las preguntas no se cientan a cenar juntas a la mesa, impaciencia

salvadorpliego dijo...

Precioso!!!! Qué maravilla!!!! Te lo aplaudo.

Julio dijo...

Gracias Víctor por tu visita.
Un saludo

Julio dijo...

Salvador, gracias por visitarme y me alegro que te guste, son relatos que posiblemente han ocurrido en la realidad.
Un abrazo

Marinel dijo...

Bueno, no quiero repetirme, así que me remito a lo que te dije en Observador...
Besos,Julio.

María dijo...

Julio, vengo a tu rincón para darte las gracias por tus ánimos y por tus buenos consejos, te las dejé allí en el post de Charlychip. Muy agradecida, Julio.

Un abrazo.

Julio dijo...

Gracias Marinel, ya las vi
Un abrazo

Julio dijo...

María, lo importante es tener gente a tu alrededor que te quiera y te apoye,y esto seguro que lo tienes.
Además una persona emprendedora como tu nada es un problema
Un abrazo

La Gata Coqueta dijo...

PASO A LEERTE Y VISITARTE Y ES MUY GRATO LO QUE ME ENCUENTRO, HAY BUENA ARMONÍA Y CALOR EN EL AMBIENTE, ES LO QUE PERCIBO...

Y POR OTRA PARTE DARTE LAS GRACIAS POR TU PASO POR LA GATERA, LAS PUERTAS ESTAN ABIERTAS DE PARA EN PAR...

ME GUSTARIA QUE FLUYERA LA CUMUNICACIÓN ENTRE AMBOS BLOGS.

RECIBE UN CÁLIDO ABRAZO DE ESTA QUE TE HA VISITADO.

FELIZ FIN DE SEMANA.

Julio dijo...

Gracias Gata, me gusta visitar blog que aportan algo, que enriquecen con su lectura, que trasmiten sentimientos.
Un abrazo

Quizás te puede interesar