¡Bienvenidos al blog de Julio! abierto las 24Hs...

sábado, 18 de julio de 2009

Aquellos veranos

Estaba llegando al pueblo, a casa de su abuela, el autocar color café con leche con su da marrón por debajo de las ventanillas, y su gran visera para quitar el sol al conductor, con los equipajes sobre el techo, acababa de pasar por delante de la centralita de teléfonos desde donde se pedían las conferencias para hablar con Madrid, o como decían, “la casa de La Asun”.

-Otro verano que me convierto en recadero, -¡Ve a casa de Antonio a por cebollas!, ¡ve a casa de la Filo a por patatas!, ¡acércate a casa de La Asun a pedir conferencia para la siete a Madrid!, ¡ve…., -Pensó

Un minuto después llegaba a la plaza del ayuntamiento, habían salido a las siete de la mañana de Madrid, y eran las seis de la tarde cuando llegaban a su destino, el autocar paraba junto al despacho de pan, el conductor se bajo por su puerta, dirigiéndose a la parte trasera del autocar y subiendo por la escalera que llevaba hasta los equipajes. Los pasajeros, que se bajaban en el pueblo, abrieron la contraria y bajaron para recibir el equipaje.

-Y ahora los besuqueos, mua, mua, ……, y no solo de mis abuelos, de los tíos abuelos y tías abuelas, de las vecinas, y los comentarios, que estirón a dado, que delgado, que, que……,Siempre me dieron ganas de decir ¿Basta?, pero había que ser educados,- Eran los mismos pensamientos que año tras año le volvían a la cabeza.

Media hora más tarde se encontraba sentado en el poyete de la puerta de la casa de su abuela, en el centro de la plaza el pozo, y los dos caños de agua donde una vecina llenaba los cantaros, a la derecha del mismo el camino que llevaba a la charca de las ranas

-¡El tirador!,- Tenía que encontrarlo, lo necesitaba para practicar el tiro a los renacuajos, era uno de los pocos entretenimientos que tenía, se levanto entro en el corral y busco el tirador que hizo con una rama de pino y dos gomas el año anterior.

Comenzaba a anochecer, no sabía porque, pero el olor al ganado, a los pinares, y a los corrales le hacía sentirse bien, un poquito de brisa se había levantado y sintió algo de fresquito.

-¡A cenar!,- La voz de su madre le volvió a la realidad, sus amigos habían quedado lejos, en la capital, otro año que tendría que buscarse la vida para entretenerse. De todas las maneras siempre se lo había pasado bien en verano, y sobre todo cuando llegaba su padre, en Agosto, y caminaban entre pinos contándole historias, o recogían piñas y ramas para la lumbre de la chimenea de la cocina.

11 comentarios:

La Gata Coqueta dijo...

Un pasaje de un día cotidiano en un pueblo de tantos de esta España nuestra...

Se quiera o no aunque se este sin amigos o se encuentre perdido en el tiempo, tienen un algo que jamas se olvidan y ponen a cada cual en su sitio para no perder las raíces esas que son nuestro sello y que nunca hay que olvidar.

Me han venido muchos recuerdos a la mente sobre manera hablando del como del autobús... esta marcando una época y un poco lejana que con sólo pensarlo por un momento me sentí con doce años... y eran viajes inolvidables aun hoy cuando creía que el mundo iba a ser muy diferente por ser habitado por mi...

La inocente juventud esa que nunca más vuelve...

Te deseo Julio que disfrutes de una feliz semana llena de alegría y buena energía.

Un abrazo.

Maria Jesús dijo...

Tu blog tiene algo cotidiano que nos embriaga, seguro que sabes transmitir la misma belleza en tus óleos que en tus palabras. Saludos y gracias por las palabras dejadas en mi blog

Julio dijo...

Gata, la verdad que son recuerdos que dejan un sabor agradable, era un viaje de casi un día, de Madrid a Segovia, dos horas de espera para volver a coger otro autocar hasta la casa de la abuela.
Deseo lo mismo para ti, una feliz semana.
Un abrazo

Julio dijo...

Maria Jesus, muy amable por tus palabras, tu blog es una fuente donde aprender, al igual que tu web, muy buena.
Un abrazo

Nel.la dijo...

El pueblo... recuerdos... este verano también iré a pasar unos días, la pena es que aquello cada año está más desierto...
Bonito escrito que nos transporta.
Besos.

Julio dijo...

Nel.la, gracias por tu paso.
Un abrazo

Paco Merlo Ansin dijo...

Hola!
Muy agradecido por tus palabras en mi web, me sirven de aliento y ánimo. Veo que te gustan las fotos que hago, normalmente no tienen mucho éxito y lo que me dices me vale para continuar. También si quieres puedes pedirme alguna de encargo para acompañar lo que escribes, sería para mi un reto de esos que te sientes entre la espada y la pared. Esto sería muy interesante para mi ya que me estimularía, es aquello de ir consiguiendo metas. Una forma de ir avanzando. Me gusta mucho lo que escribes aunque nunca diga nada porque me quedo pensando hasta que me duermo y al día siguiente ya se me ha olvidado. Como te he puesto en mi web para saber cuando pones algo nuevo no me pierdo nada.
Un saludo!

La Gata Coqueta dijo...

Me hiciste sentir la realidad evidente tuya y al mismo tiempo recordé otros viajes mios que me dejaron huella por ser durante la juventud en compañía de mis padres.

Y lo que más me llamo la atención fue el autobús con jardinera donde mi padre se subía y nunca más me volví acordar de ello hasta la semana pasada y aun existe la compañía de linea solo cambiada de propietario y pienso como se podía ir allá arriba en las curvas... es curioso de verdad.

Te abandono deseándote una semana de belleza y felicidad.

Julio dijo...

Gracias Gata, me paso lo mismo con el autocar, he intentado encontrar el modelo que recuerdo en Internet pero no he dado aun con él, en fin.
últimamente no puedo dedicarme a escribir, estoy con la pintura.
Un abrazo y que tengas también una buena semana, siempre es un placer tu presencia.

María dijo...

Hola, Julio:

¡¡¡Pero qué bonito has dejado el blog!!!! ¡¡¡has cambiado de look!!! me encanta como lo has dejado, no dejas de sorprenderme, y sobre todo con tus relatos, o tus poemas, un placer haber estado aquí.

Un beso.

Julio dijo...

Gracias María, también me ha gustado el tuyo de algo mas que palabra, el color es perfecto. Por cierto el verso es precioso, y la foto que decirte.
Un abrazo

Quizás te puede interesar