¡Bienvenidos al blog de Julio! abierto las 24Hs...

viernes, 14 de agosto de 2009

mundo mágico

Las primeras luces del día entraban por la ventana de la habitación, se levantó del sillón en el que había pasado la noche, se desperezó y se acercó a la cama, su madre seguía con la respiración agitada, llevaba así dos días, se fue a la ventana y se apoyo en el marco dejando vagar su vista a través de los cristales, la ciudad comenzaba a despertar y las primeras gentes parecían caminar sin rumbo fijo.

La angustia le atenazaba el corazón a la vez que se sentía que algo intangible acariciaba su alma y calmaba su inquietud.

Su pensamiento vagaba en el recuerdo y una leve sonrisa involuntaria afloró en sus labios al recordar como su madre parecía tener poderes, no pasaba un día en el que una sentencia suya no se cumpliese.

-No te bajes la lima que se la clavaras a tu hermana, increíblemente poco después mi hermana tenía la lima en la pierna, - o cuando dijo, no te bajes las bolas que te pillara una moto, tres meses en cama me costó esta,- o comiendo en la mesa de la cocina, se volvía con el vaso de agua en la mano –“Toma el agua”, como podía haberme leído el pensamiento.

Lo verdaderamente sorprendente era como podía saber donde me encontraba en cada momento, siempre lo sabía, -No quiero volver a verte en los billares, pero si había entrado de vuelta del colegio y estaba a más de un km de casa, o –Que te ha pasado con Leandro, si nos habíamos pegado a la salida del colegio.

Hoy casi estoy seguro que cuando estaba en la cama con 40 de fiebre no me curaban las medicinas, me curaba su fuerza, como aquel vaso de agua con limo que me calmo la angustia del ahogo de las anginas.

El mejor momento mágico era el día de reyes, eran días en los que no sabias si vendrían y mucho menos si te traerían lo que querías, pero no fallaron ni un años, aquel balón de reglamento, aquella pistola, aquel coche, o aquel autobús de hojalata, aunque lo mejor era desbaratar las pinzas para hacer pistolas y disparar pequeñas piedrecitas a cualquier cosa. Pinzas que pacientemente volvía a montar mi madre.

En ese momento sintió un cálido abrazo, cerro lo ojos y dos lagrimas recorrieron su rostro, y una paz, que no tenía desde hacía días, se apoderó de su alma, se dio la vuelta y vio su rostro tranquilo, en ese momento supo que su madre siempre estaría con él, y recordó que había vivido en un mundo mágico en el que siempre fue feliz.


12 comentarios:

Maria Jesús dijo...

Recordar e intentar sentirse como si viviéramos en un mundo mágico es un modo maravilloso de sentirse mejor. Me ha encantado tu narración, tu alma está llena de bellos sentimientos ¡felicidades!

Marinel dijo...

Ya ves,Julio...me han brotado unas lágrimas traviesas...
Y es que he sentido tu relato como mío.Yo quería profundamente a mi madre, a esa mujer adivina,valiente y que predecía,lo que era impensable para mí...
Sí,esas mujeres fuertes a las que la ternura se les apoderaba,siempre estarán ahí,a nuestro lado...
Muy emocionante,querido amigo.Tienes una facilidad inmensa de transmitir eso que sientes.
Besos.

Julio dijo...

Maria Jesus, agradezco de veras tus palabras
Un abrazo

Julio dijo...

Marinel, siempre que te leo es como la brisa de primavera que acaricia el alma.
Un abrazo

María dijo...

Qué bonito Julio este post, me encanta cómo transmites, cómo narras, como expresas.

Siempre nos quedan grabados en nuestra mente aquellos momentos mágicos de nuestros días pasados, y de nuestros seres queridos que ya no están con nosotros, aunque les llevamos en el corazón.

Te mando un beso amigo y te deseo una feliz tarde.

Julio dijo...

Gracias María, ha sido una semana muy dura, me gusta ver tu huella.
Un abrazo

María dijo...

¿Una semana muy dura, amigo? ¿te sucede algo? de todas formas, yo creo que está siendo muy duro este verano para casi todos, yo estoy teniendo un verano muy negro, amigo.

Tienes mi email, por si quieres y necesitas escribirme.

Un beso.

Julio dijo...

Gracias María.
Un abrazo

CharlyChip dijo...

Los lazos mas poderosos son invisibles, finos como un hilo, delicados, pero su fuerza permanece en cualquier circunstancia.

A menudo quisiera saber, pero no se, no me atrevo a preguntar, pero sabes que siempre estoy.

Un abrazo

Julio dijo...

Charly, lo sé, muchas gracias.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Hola Julio soy Mercedes; que bonito!!!! me ha encantado!!!besos

Julio dijo...

Hola nena, muchas gracias, hoy publico un sueño.
Un beso

Quizás te puede interesar