¡Bienvenidos al blog de Julio! abierto las 24Hs...

lunes, 2 de agosto de 2010

La Esquina

A 6 ½ leguas y unas pocas varas de Madrid, las campanas de la basílica del Monasterio acababan de dar la 1 del medio día, instintivamente mire el reloj del consistorio, atrasaba diez minutos, desde la muerte del pegatinas no había vuelto a funcionar con exactitud, …….., quiero recordar su nombre, pero su apodo lo ha fagocitado en mi memoria.

Me senté como muchas otras veces en la mesa que permitía disfrutar de una excelente vista de las cúpulas del monasterio, que aparecían majestuosas por encima de los magnolios, y de la calle Reina Victoria, peatonal y porticada en uno de sus lados. Por cierto, la terraza pertenece al restaurante El Caserío, más conocido en el pueblo por el vasco, excelente su pastel de cabracho, o el picadillo de morcilla, sin desmerecer sus pescados y carnes, y su buen precio.

La verdad es que pretendía seguir con la historia de: “Y llegó el otoño”, pero parece que mi mente no quiere y se desvía.

-Una jarra de cerveza,- El camarero paso la bayeta por el velador, y sin decir nada se encaminó al bar, dos minutos más tarde dejaba la jarra de cerveza y unas olivas sobre el mismo,-Gracias-

-¡Qué bien vives!,- Levanté la cabeza, era Ana, empujado el cochecito con su nena de dos meses.

-¡Hola!, ya ves, se hace lo que se puede, ¿Quieres una cervecita?

-No puedo, ya me gustaría; ya, pero tengo que ir a por su hermana y darles de comer, te lo agradezco.

-Entonces no insisto

-Hasta luego,-

-Adiós,- Ana continuó su camino.

Retome mi lápiz y volví a mi cuaderno, …… solo quedaba una parada para bajar, seguía lloviendo, seguía dándole vueltas a lo que su mujer le comunicó por la noche, desde entonces estaba en una nube, aun le parec………

-¡Hasta luego!,- Don José le tocó en el hombro al pasar junto a él.

-¿Dónde vas con tanta prisa?

-Vienen mis hijos a comer

-Vale, vale, ya hablaremos,- hoy parecía que todo el mundo tenía prisa, el caso es que otra vez había perdido el hilo de la trama.

En la mesa de al lado, se sentaban en ese momento, Adela, como siempre con una pamela a juego con su vestido, y sus zapatos de los años veinte, le acompañaban María, y Margarita, las tres viudas, y las tres siempre juntas, su tapita al medio día y su limón granizado por la tarde noche en la heladería Los Valencianos , conocían vida y milagros de todos en el pueblo, la verdad es que me gustaba charlar con ellas, ya que de cuando en cuando conseguía me contasen como era la vida hacía sesenta años, lo que por otra parte les encantaba, principalmente a Margarita que siempre decía: “Mi padre nunca hubiese consentido el desmadre actual”, su padre había sido alcalde en su tiempo, cuando ella era una moza, como a ella misma le gustaba puntualizar.

Estaba claro que hoy no conseguiría avanzar en mi relato, tendría que quedarme con la intriga de que le había dicho su mujer por la noche,. …….., intente volver pero me di cuenta que tenía que irme, en fin otro día será.

-¿Qué le debo?,- El camarero pasaba en ese instante por mi lado

-1,8€

-Hay tiene, gracias,- una moneda de 2€ liquido la cuenta.

La verdad es que también me gustaba esa esquina, no solo por las vistas, sino porque pasaban por ella indefectiblemente amigos, y vecinos con sus historias que me intrigaban y que me hubiese gustado escribir, y eran agradables esas pequeñas conversaciones que te hacen sentir vivo, e inmerso en lo cotidiano.

¡Otro día será!.

20 comentarios:

Marinel dijo...

Una de las cosas gratas de la vida, si te gusta, es escuchar.
Si dejamos que otros nos sumerjan en sus recuerdos,sus historias, sus cotidianeidades, parece que vivimos más.
A mí, me parece que es como vivir un poco lo de otros y así tener un campo de visión y sentimiento más amplio.
Me encanta.
Mi trabajo en parte, consistía en eso y lo disfrutaba horrores.
Buen texto,aunque con la intriga de saber que le dijo su mujer en la noche...
Ya llegará.
Besos,Julio.

La Gata Coqueta dijo...

Julio paso a saludarte y a la vez a despedirme porque voy estar descansando en principio todo el mes de agosto.

Solamente va a permanecer en activo Mis caricias del alma, para no dejar todos los blogs privados del roce de los amig@s. En el momento que alguien deje su sello, lo saludaré gratamente complacida desde la distancia.

A mi regreso volveré a reencontrarme contigo haciendo acto de presencia, para seguir cultivando la fuente que nutre nuestra amistad a través del dialogo, cambiando impresiones al calor de la tolerancia, y en buena armonía como hasta estos momentos.

Felicitaciones para todos aquellos que ya han disfrutado de sus vacaciones, como para quienes las están viviendo en estos días y han tenido la delicada atención de pasar a visitarme.

Un cálido y afectuoso abrazo acompañado de una rosa blanca para ti amig@, por cada uno de los días que me encuentre ausente, ya que te llevo presente en el interior de uno de los archivo de mi corazón.

María del Carmen

Militos dijo...

MARAVILLOSO RELATO, JULIO, "SENTIRSE VIVO EN LO COTIDIANO" es el secreto de la felicidad.
También vine a darte las gracias por tu cariñosa felicitación, ese día no hubiera sido lo mismo sin vuestros buenos deseos.
Un beso con mi cariño

Abuela Ciber dijo...

Pues momentos tan gratos valen vivir y.....con una rica cerveza!!!

Cariños

Julio dijo...

Marinel, es exactamente así, por lo menos a mi así me pasa, me encanta escuchar historias.
En cuanto a que le dijo su mujer, espero llegar a saberlo, entonces os lo contaré, de verdad que no lo sé.
Un abrazo
Julio

Julio dijo...

Gata, solo darte un fuerte abrazo y desearte la mejor de las vacaciones.
¡Hasta la vuelta!
Julio

Julio dijo...

Militos, te envió a mi escarabajo de cristal para que te de un fuerte abrazo.
Julio

Julio dijo...

Abu, el verano es para eso, ¿Verdad?
Un abrazo
Julio

Patricia 333 dijo...

Que bonito desfrutar de esos momentos , me ha encantado lo que nos compartes te saludo desde mi Blogg333

Un abrazo querido Julio

APU dijo...

Hola Julio.
Gracias por visitar mi nuevo blog lo tengo en construcción perfilando las secciones.
Dame tiempo y en cuanto pueda respondo con un mensaje a tu pregunta sobre la cámara.
Un abrazo.

APU dijo...

Hola, Julio.
De nuevo por aquí para decirte que ya tienes el correo e-mail envíado a la dirección que consta en tu blog.
Espero que te sirva de ayuda.
Un abrazo.

Abuela Ciber dijo...

Te deseo que la semana que amanece te sea portadora de buenos momentos.

Cariños
.
.
"No se llega al alba sino por el sendero de la noche."

Khalil Gibrán

Julio dijo...

Hola Abu, acabo de llegar de pasar unos días en Lisboa, y nada mejor que comenzar con buenos pensamientos.
Que la semana te depare solo cosas buenas.
Un abrazo
Julio

Patricia 333 dijo...

Me recordaste a mi Abuelita...A mi me encanta escuhar historias y ella era experta en contarlas

Un abrazo con mucho cariño

Paco Merlo Ansin dijo...

Hola!! Ya sabrás que sigo tu blog y seguramente el mio te interese. Disfruto y aprendo mucho con tu ingenio, tu manera de ver la vida, de vivirla, tu arte ... y de lo que nos transmites. Yo humildemente intento aportar lo que pueda, te regalo mis flores, te dejo paraguas, comparto contigo mi gente (compañeros de trabajo, familia,mis mascotas, mis vecinos, también mis vecinas!) y quizas estes esperando a que publique más fotos. En esto último mi cabeza divaga, duda y parece que nunca me voy a decidir... Y tú esperando ...

Poetiza dijo...

Un relato maravilloso que fue un placer leer. Te dejo un beso, saludos, cuidate.

Sombras en el corazón dijo...

Suele pasar, así la inspiración, con tanto saludo, no acaba de cuajar... :0)

Un abrazo

Felipe Sérvulo dijo...

Espero que nos veamos a menudo. Gracias.

Julio dijo...

Felipe seguro, no se puede dejar de aprender.
Un abrazo
Julio

Militos dijo...

He vuelto a leer el relato y me entraron ganas de tomarme una cervecita en esa terracita de El caserío, hace una noche espléndida, aunque ya no sea agosto, contigo, gracias de antemano, querido julio.
Un beso

Quizás te puede interesar